Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor - Toledo

Category: Historias para no olvidar III

Acuerdo de los Cuatro Evangelistas sobre la Resurrección de Jesucristo (21)

Acuerdo de los Cuatro Evangelistas sobre la Resurrección de Jesucristo

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar
Vice-Hermano Mayor.

Desde que comencé estas series de “Historias para no olvidar,” cada una de ellas he querido que terminase con un artículo sobre la Resurrección de Jesucristo. Véase en la serie (I) nº 7.- El triunfo de Jesús sobre la muerte. Y en la (II) nº 14.- El Dogma de la Resurrección de Jesucristo. Y es que es este un tema tan importante, como ciertas las palabras de San Pablo: Si Jesucristo no resucitó vana es nuestra fe. Quisiera en éste último artículo de la serie (III) nº 21 ratificar la verdad de éste misterio, examinando el acuerdo admirable que se deja notar en los cuatro evangelistas. Me he detenido principalmente, y por éste orden, en el capítulo 16 de San Marcos, el 28 de San Mateo, el 20 de San Juan y el 24 de San Lucas. Una primera y señalada exégesis nos revela que, no existe entre ellos la menor contradicción. Cada uno refiere este portentoso suceso del modo que a continuación enunciamos:

Leer más

La Pascua (20)

La Pascua

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar.
Vice-Hermano Mayor.

El nombre de Pascua se deriva del hebreo phase, y este de pasach, que significa “pasar”, y del siriaco pasca, esto es, tránsito, paso, etc. El pueblo judío fue el primero en celebrar la Fiesta de la Pascua instituida por Moisés, en memoria del tránsito del Ángel del Señor, que quitó la vida a los primogénitos de los egipcios, y pasó sin tocar las casas de los hebreos que estaban señaladas con la sangre del cordero, en recuerdo de la salida de Israel de Egipto, y también del tránsito o paso del Mar Rojo, a pie enjuto, y en cuyas aguas quedaron sumergidos el Faraón y los Príncipes de Tarsis y Memphis, sus carrozas, caballos y un numeroso ejército.
Leer más

Antiguos cultos de la Iglesia en el Sábado Santo (19)

Antiguos cultos de la Iglesia en el Sábado Santo

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar.
Vice-Hermano Mayor.

En el Sábado Santo, la Iglesia celebra el misterio del Sepulcro de Jesucristo y de su bajada al Limbo. Antiguamente el Oficio de éste día no se acababa hasta después de la hora de Nona, que era hasta ponerse el sol, y entonces empezaba la gran Vigilia Pascual, cuyo Oficio ya de antiguo, era muy largo, porque la lectura de las Profecías, las ceremonias, las oraciones y la administración del bautismo a los catecúmenos ocupaban todo el tiempo hasta el amanecer. A estos oficios asistían los fieles, y pasaban toda la noche en ejercicios de devoción. Después se decía la Misa, en que comulgaban los asistentes. Aún hoy, esta disposición se observa en la Iglesia Ortodoxa griega, mientras que la Iglesia Latina por justas y legítimas causas tuvo a bien quitar las vigilias nocturnas; así desde su prohibición, el Oficio de éste día se anticipó a la tarde anterior, y el de la Vigilia de Pascua a la mañana del Sábado Santo. Esta es la razón de por qué desde antiguo se concluía el Sábado Santo con el rezo de Nona, empezando enseguida la gran Vigilia de la Pascua. Pero de esta antigua tradición se conserva memoria en nuestro tiempo, cuando en distintas oraciones, incluido el Pregón Pascual, se usa la palabra “noche”. Leer más

Sobre la inscripción de la Cruz del Señor (18)

Sobre la inscripción de la Cruz del Señor

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar.
Vice-Hermano Mayor.

Todos los evangelistas aluden al pronunciamiento o inscripción que ordenó colocar Pilato sobre la cruz del Señor.

(Mt. 27,37) Sobre su cabeza pusieron, por escrito, la causa de su condena: <<Este es Jesús, el Rey de los Judíos.>>

(Mc.15,26) Y estaba puesta la inscripción de la causa de su condena: <<El Rey de los judíos.>>

(Lc. 23,38) Había encima de él una inscripción: <<Este es el Rey de los judíos.>>

San Juan como testigo ocular, es el que habla de esta inscripción con más amplitud cuando dice:

(Jn. 19,19-22) Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era: <<Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos.>>
Leer más

Antiguos comentarios recogidos sobre la Semana Santa (17)

Antiguos comentarios recogidos sobre la Semana Santa

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar
Vice-Hermano Mayor.

En el afán de servir a nuestros hermanos a través de estas “Historias…” he investigado sobre unos antiguos comentarios sobre la Semana Santa, concretamente a través de un ritual de 1845, y que voy a poner a disposición de todos.

Domingo de Ramos

Este fue el nombre que se le dio al sexto domingo de Cuaresma, esto es, la bendición y procesión de los ramos que preceden a la Santa Misa. Antiguamente se le llamó: Dominica competentium, porque en él los catecúmenos iban juntos a pedir al Obispo el bautismo que se les administraba el sábado siguiente con la mayor solemnidad; también he encontrado que antiguamente, como en éste domingo se lavaba la cabeza a dichos catecúmenos, en muchos sacramentarios lo denominan: Dominica in capitilavio. Leer más

Camino de la Cruz (16)

Camino de la Cruz

Roberto Jiménez Silva
Teólogo Seglar.
Vice-Hermano Mayor.

El Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor incorporó a la devoción de sus hermanos desde la fundación el rezo o meditación del santo Vía-Crucis.

Su inicio.- Cuando aún no se habían borrado todavía las pisadas teñidas de sangre en el Camino de la Cruz recorrido por Cristo Redentor desde el Cenáculo al Calvario, ya se distingue con devoción a la primitiva cristiandad de la reciente Iglesia quedar ensimismados ante ellas, en una insondable reflexión del padecimiento que revelaban. Una generosa costumbre nos habla de que la Santísima Virgen fue la que inició esta venerable práctica el mismo día de la Pasión. Quiere la tradición que, inmediatamente después del tristísimo encuentro con su magullado Hijo, se abandonó en brazos de las mujeres que la acompañaban retirándola de aquél lugar, conduciéndola a la mansión de Lázaro. Pero la ternura, el ardoroso amor de estar junto a Cristo Redentor y no desatenderle, le procuraron un ímpetu maravilloso para ir de nuevo en su busca. Así lo cuenta la inspirada Ana Catalina Emmerick beatificada por el Papa y Santo Juan Pablo II el 3 de octubre de 2004. Leer más

Seis razones para meditar en la Pasión del Señor (15)

Seis razones para meditar en la Pasión del Señor

Por el Vice Hermano Mayor Roberto Jimenez Silva

Existen al menos seis razones que deben impulsarnos a meditar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo:
1. En primer lugar debemos meditar la Pasión de Nuestro Salvador, para imitarle; pues en esto reside el mayor y más sublime seguimiento de todo Caballero Penitente de Cristo Redentor; en esto consiste la suma y perfecta piedad y perfección religiosa de todos sus miembros; en esto se basa la regla y ejemplar vida de perfección y virtudes de este Capítulo. Sea, por tanto, la Pasión del Señor, la norma de nuestra vida como Caballeros Penitentes, y constituya nuestro mayor consuelo gozarnos en imitar a Cristo Redentor, y sea nuestra mayor tristeza el vernos separados de esta norma ejemplar y divina.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR