Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor - Toledo

Autor: admincristo

Turno de Vela ante el Santísimo

El jueves 29 de Marzo de 2018, al finalizar los Santos Oficios en la Iglesia de Santo Domingo el Real de Toledo, los Hermanos del Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor, realizarán Turnos de Vela ante el Santísimo.

Todos los Hermanos que estén interesados en realizar dichos turnos de vela, podrán inscribirse en las listas que para tal fin, estarán disponibles en la sacristía de la Iglesia.

Los turnos serán de media hora y se realizarán con el hábito reglamentario.

Costaleros Entrada Salida 2018

Los Hermanos que deseen formar parte del grupo de costaleros de entrada/salida de la Iglesia del Monasterio de Santo Domingo el Real, deberán rellenar la solicitud que se encuentra en el apartado CAPITULO/ESTATUTOS Y NORMAS/ NORMAS COSTALEROS y enviar la misma al Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor en la Plaza / Buzones nº 5 de Toledo – 45002 o entregarla a cualquier Hermano del Capítulo Mayor antes del día 31 de Enero.

Convocatoria Asamblea Ordinaria

Convocatoria Asamblea Ordinaria

Estimado Hermano en Cristo Redentor:

Por medio de la presente, se te convoca el próximo día 01 de Marzo de 2018 a la Asamblea Ordinaria de todos los miembros Activos (mayores de 18 años) del Capítulo de Caballeros Penitentes de Cristo Redentor, en la Iglesia del Monasterio de Santo Domingo el Real de Toledo a las 19,30 horas en primera convocatoria y a las 20,00 horas en segunda convocatoria con el siguiente orden del día:

  1. Lectura y aprobación, si procede, del acta de la sesión anterior.
  2. Presentación del Estado de cuentas por el Hno. Tesorero.
  3. Presentación del Capítulo Mayor para su confirmación según el Art. 25 apartado f de los Estatutos del Capítulo de Caballeros Penitentes de de Cristo Redentor.
  4. Ley Orgánica de protección de datos
  5. Ruegos y preguntas           Toledo,  Diciembre de 2018

               El Capitulo Mayor

En la Ascensión del Señor

En la Ascensión del Señor

Roberto Jiménez Silva

Hacía unos cuarenta días que Cristo Redentor había resucitado por sí mismo, resurgiendo triunfalmente del sepulcro, para procurarnos en su gloriosa resurrección una prueba de la nuestra.
En este tiempo, se apareció varias veces y de diferentes maneras a sus discípulos, proporcionándoles sus instrucciones sobre el Reino de Dios y la entidad Eclesial. Aislados los discípulos en Galilea, en un tiempo posterior a la resurrección, recibieron el mandato de regresar a Jerusalén para celebrar la fiesta de Pentecostés que se acercaba. Diez días antes de ese rito, estando comiendo juntos, se les apareció de nuevo Jesucristo; y como debía de ser la última vez, conversó con ellos más prolongadamente sobre la gran tarea que iba a entregarles; dispuso que fuesen a predicar el bautismo y la penitencia, y que reafirmasen su doctrina con milagros; revistiéndoles de la autoridad que Él mismo había admitido de su Padre para realizarlos. E aquí de nuevo cuño, su pastoral sobre la tierra; y la experiencia testimonial de la verdad de su testimonio, que para mayor abundamiento había de ratificar también con su propia sangre.

Leer más

Pascua de Resurrección

Pascua de Resurrección

Roberto Jiménez Silva

Aúlla desesperada la vanidad sepultada en la cripta de su sombrío aposento; retiembla en su oscuridad la fosa; la extrañeza, el desconcierto y la confusión afloran en los recónditos huecos donde tiene su guarida y resopla la injusticia.
Su estrado ha sido aplastado con estruendo, y al colisionar dando fondo a la fosa que desde sus raíces se ha abierto, trono y estrado se han pulverizado, como se abre la roca, revienta y se fragmenta, al violento brío del océano.
Su dominio ha sido arrebatado, como los delicados pétalos de una flor que la tormenta hace volar, como la pieza del engranaje que la herrumbre inutiliza.
Su arcaico gobierno ha sido sepultado para siempre, como las desbordantes aguas de un rio se desvanecen en la extensión del mar que las devora; como se esfuma la visión de una centella, como la frágil señal de un S.O.S. que se disipa entre el ímpetu de los vientos y el ruido de las grandes aguas.

Read More

Declaración del Obispo de Stagno en Dalmacia, ex-superior de Tierra Santa, acerca de la restauración del Santísimo Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo

Declaración del Obispo de Stagno en Dalmacia, ex-superior de Tierra Santa, acerca de la restauración del Santísimo Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo.

Roberto Jiménez Silva

Muy de vez en cuando, uno encuentra “perlas” como esta de 1555.
Fray Bonifacio Stéfano, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Stagno de Ragusa. A todos los que las presentes vieren, salud en el Señor sempiterno.
El año 1555 de nuestra Redención, hallándose en muy mal estado y casi medio caída la celebérrima fábrica que encierra el Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo en la tierra construida por Santa Elena madre de Constantino el Grande, con grave perjuicio de la piedad cristiana, el Papa Julio III, de feliz memoria, al cual movieron con sus peticiones el invictísimo Carlos V, emperador de los romanos, de nombre y fama eterna, y su ínclito hijo Felipe, Siervo de Dios, doliéndose de la inminente ruina, instantemente nos mandó, hallándonos entonces por autoridad Apostólica Prefecto del Convento de San Francisco de la Observancia en Jerusalén, que cuidásemos de componer y restaurar cuanto antes el sagrado lugar que andana en ruinas; lo que también nos encargaba con igual instancia el Ilmo. Sr. Francisco Vargas, su representante cerca de la República de Venecia, para que se efectuase, siendo ya asignada la gran suma de dinero a nombre del Emperador para la construcción de aquella obra. Por lo que, mediante el permiso de Soliman, Rey de los Turcos Otomanos, el cual obtuvimos con grandes y muy difíciles viajes, graves trabajos y crecidos gastos, emprendimos con actividad la deseada obra.

Leer más

Actos de Semana Santa en la Catedral de Toledo celebrados en 1862

Actos de Semana Santa en la Catedral de Toledo celebrados en 1862

Roberto Jiménez Silva

Señalaba el cronista en un periódico de 1862:
“A pesar del tiempo frío y húmedo que se ha experimentado en la semana que hoy termina, las funciones religiosas de la S.I.C.P. han sido no menos concurridas que en años anteriores. Desde el principio de ella se advertía afluencia de forasteros, muchos de ellos procedentes de la Villa y Corte de Madrid. La concurrencia ha sido más notable en los días de miércoles, jueves y viernes santo. Estamos persuadidos que no ha sido una vana curiosidad lo que ha estimulado al pueblo fiel a concurrir al grandioso templo toledano, singular por su clase, notable por su elegancia, admirable por su belleza. Los inefables misterios que en él se nos representan durante la semana llamada justamente por los Griegos y Latinos hebdomada mayor, Semana Santa, y a veces Semana penosa de Cruz, aflicción y austeridad, habrán sido el móvil principal de esta concurrencia. En estas solemnidades la S.I.C.P. ha desplegado la pompa, suntuosidad y magnificencia con que acostumbra a celebrarlas, a pesar de la penuria y privaciones que experimenta.”

Leer más

Breve historia de la cruz de Cristo Redentor

Breve historia de la cruz de Cristo Redentor

Roberto Jiménez Silva

La cruz fue durante varias épocas el más infame suplicio de cuántos se conocían. El mundo egipcio, o persas y helenos, como asimismo el mundo judío, lo habían acogido desde la más remota antigüedad; por su parte, el mundo romano igualmente lo usó, aunque en honor a la verdad en contadas ocasiones; y los asiáticos, principalmente chinos, hasta hace relativamente poco tiempo aún lo mantenían en vigor. Nombres como el famoso historiador romano Tito Livio; el político, filósofo y escritor romano Cicerón; el jurista de origen fenicio Domicio Ulpiano; el poeta y retórico latino Décimo Magno Ausonio; y Apuleyo el escritor romano más importante del siglo II, por citar sólo unos pocos, llamaban a la cruz: árbol, o el más infame tronco, así como supremo suplicio, también exceso de degradación, o lo calificaban de castigo cruel y temido. Leer más

Relato de un peregrino en Tierra Santa

Christian pilgrims hold candles at the Church of the Holy Sepulcher, traditionally believed to be the site of the crucifixion of Jesus Christ, during the ceremony of the Holy Fire in Jerusalem's Old City, Saturday, April 26, 2008. The Holy Fire ceremony is part of Orthodox Easter rituals and the flame symbolizes the resurrection of Christ. The ceremony dates back to the 12th century. (AP Photo/Sebastian Scheiner)

Relato de un peregrino en Tierra Santa

Roberto Jiménez Silva

Ha caído en mis manos el relato de un peregrino de 1853 que llegó a Jerusalén para celebrar las funciones religiosas de la Semana Santa, éste es su curioso testimonio:

<< Los oficios de la Semana Santa han sido celebrados este año con un recogimiento raro en Jerusalén, y con esa majestad llena de tristeza que penetra hasta el fondo de los corazones en esos días destinados a recodar los dolores y la muerte del Hombre-Dios.

<< ¡Oh! ¡Cómo conmueven el alma las lamentaciones de Jeremías en presencia del Santo Sepulcro y de la desolación de Jerusalén!

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies